la crianza es un lucha en la que todos los dias ganas batallas, aunque sabes que nunca ganaras la guerra

viernes, 10 de diciembre de 2010

anecdota

estaba leyendo al super y ha venido a mi cabeza un "avisico" de esos que te hacen reir

andaba un personajillo, de estos que ahora se llaman socialmente inadaptados, escondido en el muro de un cementerio, desde el cual veia el descampado cercano en el que algunas parejas se acercaban cuando caia el sol a satisfacer sus deseos carnales(joder que bien ha quedado eso), a lo que iba, que estaba el individuo encaramado al muro y en su intento de observar algo mejor la escena resbaló del muro cayendo hacia atrás y quedo encajado, literalmente, entre una de las lapidas y el muro en cuestion.
en esa posicion y sin poder escapar empezó a gritar pidiendo ayuda
SOCORROOOOO SOCORROOOO

y tenemos que ponernos en situacion
de noche
junto al cementerio
¿y quien va a salir del coche en esas condiciones?

el caso que cuando fuimos a recogerlo a la mañana siguiente, ya que una abuelita que iba a llevar flores a su difunto esposo se encontró al "demonio" como asi se le conocia a aquel pobre diablo y procedimos a liberarlo de su trampa y abrigarlo con un par de mantas del frio que tenía, el individuo en cuestion nos conto:


que ante sus gritos de auxilio una pareja se acercó al muro del cementerio, y le preguntaron desde el otro lado que que le pasaba y este les contestó que "no podia salir de la tumba" a lo que el hombre de fuera le preguntó "que quien era" a lo que nuestro pobre protagonista no se le ocurrio otra cosa que contestar"SOY EL DEMONIO" y a continuacion solo oyó como las dos personas se alejaban corriendo y como el coche salia derrapando hasta dejar de oirlo. y alli se quedo colgado cual salchicha secandose y con mas frio que verguenza.

nosotros sin dejar de reirnos nos pusimos en la piel de los que habian estado al otro lado del muro y pensamos: eso si que es miedo, que el mismo demonio te pida que lo saques de su tumba.

y aun nos reimos al recordarlo

12 comentarios:

  1. El demonio es como el pasado, o se olvida o se magnifica.

    ResponderEliminar
  2. este estaba empequeñecido

    ResponderEliminar
  3. Jo, Alfonso...Le mandas esta anécdota a Juan José Millás y se lo pasa en grande.
    Es buenisíma me he reído cantidad...
    Besicos.

    La fotico de mi entrada es real cómo la vida misma, allí se baja cada año a dormir la siesta, será que la casa la tiene llena, estoy segura, porque duerme como un lirón...

    ResponderEliminar
  4. La realidad supera la ficción. Besos

    ResponderEliminar
  5. jajajajajajaja

    Esos ya no regresan al lugar a satisfacer sus deseos carnales jajajajajaja.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Alfonso yo de ti, me dedicaría a escribir relatos que no se te da nada mal.
    No hay otro sitio para hacer esas cosillas, que al lado del cementerio?
    Se ve que la gente, en caliente no piensa jajaja.
    Abrazos amigo

    ResponderEliminar
  7. ¿Entrada fantasma a las nueve y media? ¿Tu correo?

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja! Joder! Eso si que debió ser miedo! Y todavía estará preguntándose que dijo para que no lo sacaran! Demonios!

    ResponderEliminar
  9. Vaya, no todo el mundo podrá contar una anécdota parecida

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Pobre diablo,digo,demonio...

    ResponderEliminar
  11. S.O.S
    Tu entrada de hace un día dice el Sr. Blogger que no existe...
    ¿Has dado a publicar, nenico?

    ResponderEliminar
  12. Me he reído un rato... vaya que bien escribes...no se te da nada mal. Saludos y felices fiestas. Victoria.

    ResponderEliminar

dime lo que quieras,
dime lo que piensas,
de todo puedo aprender